lunes, 10 de febrero de 2014

En la margen de la mar de más allá del mar (Leonardo Martínez)

Catamarca durante los años de la guerra
era el centro de mi mundo
En Catamarca un niño igual a tu hijito
Julia
intenta clavar un cuchillo
en la cabeza de su hermanita de crianza
Estigmatiza pájaros y tortura conejos
es el mismo que espía a los mayores
las matas oscuras del sexo
y furtivo miente y se esconde en el
yo no he sido

En esos años no sabíamos de exterminios
Nos enteramos más tarde
al vivir el miedo y los desgarramientos
en una larga noche
Pero nunca fuimos como el catecismo enseña
Apartados
sentíamos que la vida era una dulzura agria
tentadora
En los claustros los sabios profesores
lavaban la ropa sucia a escondidas
cuidando de no hacernos mirar
por el ojo de la cerradura
La historia era un resumen de prometeos
a gusto de cada tropilla de intereses

El mar no contabiliza sus naufragios
Tampoco hay muerte en la muerte
La vida se narra a sí misma
sin herencias ni destinaciones
en un  ahora libre
consanguíneo de la muerte

Un rayo de sol funde las horas
¿terminará la guerra?
En una barranca de Auschwitz
los judíos presienten
el río hacia el mar de límite anchuroso
Araño la arena
Toco las huellas de tribus pasadas y presentes
que en la margen de la mar de más allá del mar
juntan leña para encender un fuego perdurable

En "Escribanía de vivos y muertos" Ediciones del Dock, 2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada